lunes, 24 de enero de 2011

Pequeñas delicias










Estas navidades he querido darme un caprichito y me he autorregalado algunos accesorios, de esos que consiguen dar un punto diferente a tu imagen y que hacía mucho que no encontraba.
Las gafitas Nerd, dan un toque divertido a tu vestuario. El reloj retro, además de funcionar a la perfección, me recuerda al cuento de Alicia en el país de las maravillas, y al famoso conejo blanco. Me encanta todo lo que tiene que ver con este personaje y sus acompañantes: el sombrerero loco, la reina de corazones, el gato a rayas...
Y cómo no iba a incluir en mi lista de antojos, los pájaros y las flores, y de ahí el resto de cadenitas y colgantes que ya están en mi poder. Tengo que aclarar, que las dos joyitas más bonitas de todas, las regalé a mis niñas mimadas (mi madre y mi hermana). Ya se las pediré prestadas para fotografiarlas y compartirlas con vosotros.
Para enseñaros estas preciosidades, y recrear ese ambiente de merienda campestre totalmente bucólico (aparte de paranoico, lo sé) que se describe en el cuento y que es objeto actualmente de tantas escenografías, sobre todo en revistas de decoración y moda, he probado con nuevos efectos en las fotos, que recuerdan un poco al romanticismo de la era analógica, pero con trampa, porque está hecho con photoshop (el aliado perfecto).
Y para terminar os dejo con un fragmento de la escena famosa del té de las 5 (lo reconozo, tengo debilidad por esta historia):
-TÉÉ!
-Claro, té! Cómo no se me había ocurrido? Té...
-AZÚCAAR!
-Azúcar! Claro, azúcar. Dos cucharas... dos cucharas. Gracias, eso es.
-JALEAA!
-Jalea! Se me olvidaba la jalea...
-MOSTAZAA!
-Mostaza, sí! Mos... mostaza? No! Ni que fuera un sandwich! Limón, eso sí!

1 comentario:

Juliet dijo...

Hola!!!!
Dónde compraste el colgante de la flor, es divino!!!!!!!!!!