viernes, 22 de julio de 2011

Esferas con un mundo interior













Desde que hace años vi en el escaparate de una zapatería de Lisboa en navidad unas esferas gigantes en cuyo interior descansaban unos preciosos zapatos, siempre he tenido ganas de encontrarlas y utilizarlas para decorar. Buceando entre blogs di con unos chicos franceses a los que también se les había ocurrido la idea de usarlas para recrear escenas bucólicas con pequeños animalitos y suspenderlas del techo de la habitación de los peques aportando un toque divertido y sorprendente para los niños.

Yo ya me he puesto manos a la obra para crear estas pequeñas joyitas, estos cuentos encerrados en una burbuja y la primera ha sido para mi sobrinita Victoria. Ella es una niña muuuuuuuuuuy tranquila, transmite paz a sus 3 mesecitos y le encanta el color rosa. Para ella he pensado en una ovejita pastando tranquilamente en un prado con florecillas.

Hay miles de posibilidades, para las señoritas a las que les gusta tomar el té, las tazas y platos y los conejos blancos como compañía podrían ser el escenario perfecto. Para los pequeños exploradores un pequeño bosque con setas rojas y cervatillos.

Poco a poco os iré enseñando estos pequeños cuentos colgantes que podeis encargarme para la habitación de vuestros hijos, sobrinos, o como regalo de nacimiento o bautizo muy especial, y ya sabeis que se pueden presentar en una de las cajitas que ya conoceis.

Nota: también os dejo imágenes de una gran caja que me encargaron unos chicos del país vasco para hacer un regalo de nacimiento a un compañero de trabajo, que quise decorar con postales de niños, por aquello de que iba a viajar unos kilómetros. Por su gran volumen se podría completar con infinidad de cosas y una de las que se me ocurren es una pequeña esfera-cuento ;)