martes, 21 de febrero de 2012

Bautizo de Joaquín





































Hace unos días tuve la suerte de poder colaborar con unos padres para preparar una fiesta muy especial, cargada de detalles y de sorpresas. En muy poco tiempo elaboramos la idea, que se materializó unos días después en el restaurante que regentan en Zafra.
Aqui podeis ver unas fotos del resultado. Las mesas las decoré con centras de cristal con ranúnculos blancos envueltos en tul azul pálido, se identificaban con meseros hechos a partir de ilustraciones vintage de bebés. Se colocaron fotografías del protagonista de la fiesta en marcos decorados por su mamá, y sobre los platos se colocaron servilletas de topos grandes atadas con cuerda y adornadas por una pequeña etiqueta. La distribución de los invitados en la mesas lla situé sobre un lienzo pintado a mano, del que colgaban tarjetas adornadas con un caballito balancín en relieve.

En la entrada creamos una zona de bienvenida, usando una alacena decorada con fotografías, libros, jarroncillos con flores y pequeños jueguetes. Colgué pompones de papel de seda del techo para darle un aire festivo.

El famoso rincón dulce fue todo un éxito, repleto de golosinas y productos de la boutique de mamá bombón: cupcakes, piruletas de chocolate, macarons, bombones de gran variedad de sabores...

Hubo velitas, flores, y fotografías decorando todo el espacio, y el ambiente era muy cálido y acogedor.

2 comentarios:

Cristina, mamá de Joaquín dijo...

Gracias Bea una vez más, todo salió perfecto gracias a tu trabajo y esfuerzo. Junto con mi aportación, la gente quedó encantadísima, por qué un bautizo no tiene que decorarse? no es una fiesta igual de emocionante que una boda?
Repetiremos sin duda!!!

Sandra Mereu dijo...

Qué resultado más bonito! las mesas dulces acompañan muy bien ocasiones tan especiales como esta, porque el dulce nunca falla! Nosotros regalamos bombones para el bautizo de mi hija, y a todos les encantó.